ebherencia
Contenido Información

Categories


Authors

¡Necesito un Amigo!

¡Necesito un Amigo!

¿Tienes muchos amigos? Yo tengo muchos, pero pocos son muy cercanos. Tener amigos es muy importante. Sea que hablemos de los niños, jóvenes o adultos, todos necesitamos amigos.

La Biblia contiene historias maravillosas de amistad—como entre David y Jonatán (1 Samuel 20). La amistad de estos dos jóvenes fue muy fuerte, como un lazo entre hermanos (2 Samuel 1:25-26); esta fue amistad basada en la lealtad. Tenemos la amistad entre Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-nego (Daniel 1). Ellos fueron jóvenes fieles a Dios en todo tiempo y circunstancia, incluso cuando fueron llevados cautivos a Babilonia y enfrentaron peligro. El amor de Jesús hacia Lázaro es otro ejemplo de amistad profunda. Jesús lloró cuando llegó a la tumba de Lázaro (Juan 11:35), incluso cuando sabía que podía resucitar a Su amigo. Jesús también mostró amistad para con Sus discípulos cuando estuvo en la tierra.

Aquí hay un par de consejos para escoger buenos amigos y disfrutar de amistad profunda.

Busca amigos en quienes puedas confiar.

Debes ser cuidadoso en seleccionar a tus amigos. Algunas personas no aman a Dios y no les interesa lo que Dios dice en Su Palabra. Ellos mienten y hacen otras cosas que desagradan a Dios. Algunos jovencitos sienten presión y desean ser aceptados por otros a tal punto que se relacionan con personas que tienen malos hábitos, y aprenden de ellos. Entonces comienzan a hablar, caminar, vestir y adoptar las costumbres de tales personas. Hay un dicho conocido que declara: “Dime con quién andas y te diré quien eres”. Este dicho enfatiza la siguiente verdad: si andas con malos amigos, otros te considerarán como ellos, y los buenos amigos se apartarán de ti.

Busca amigos que amen a Dios y teman hacer el mal. Tales personas serán buenos amigos para ti. Proverbios 17:17 dice: “En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”. Un amigo verdadero ama en los momentos difíciles. Está presente cuando lo necesitamos; es leal, te respeta y te trata bien. Es como un hermano para ti, y te defenderá cuando otros te lastimen o hablen mal de ti. Si caes, te levantará; y siempre te ayudará a tomar decisiones buenas.

Busca amigos en el lugar correcto.

Una manera moderna popular de buscar amigos es a través de los sitios sociales. Sin embargo, tú debes tener cuidado con las amistades en línea, especialmente con los desconocidos. La amistad verdadera requiere tiempo, esfuerzo e interacción personal.

Hay muchas personas malas que usan los sitios sociales para recolectar información de la gente. Algunos mienten en cuanto a sus nombres, edades, etc. Muchos jovencitos han sido engañados e influenciados negativamente por tales personas. Aunque las redes sociales no son inherentemente malas, debes seguir la guía de tus padres para usarlas con precaución.

Hay muchos lugares donde puedes encontrar buenos amigos. Uno de estos es la iglesia. Tal vez puedas encontrar a muchos jovencitos de tu edad en la clase bíblica; muchos de ellos tienen padres cristianos fieles que también se preocupan en que ellos tengan buenas actitudes y comportamiento. Puedes encontrar buenos amigos en campamentos bíblicos y otros tipos de talleres educativos y espirituales. Si tus padres hacen viajes misioneros y te llevan a otro país, esta también puede ser una gran oportunidad de conocer a nuevos amigos alrededor del mundo.

¿Sabes que tienes un Amigo especial?

Mi madre es una amiga muy especial para mí. Yo tengo dos hermanos, pero ninguna hermana, así que mi madre es como una hermana para mí. Ella me conoce mejor que mis demás amigas; sabe cuando estoy triste o alegre, y me da buenos consejos y me escucha cuando necesito a alguien con quien hablar. Sin importar qué edad tengan, tus padres pueden ser buenos amigos para ti. Tus hermanos también pueden llenar el vacío de amistad que tienes.

Pero, sobre todo, tú ya tienes el mejor Amigo que puedas imaginar: ¡Jesús! Él dijo: “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer” (Juan 15:15).

Jesús es el Amigo que nunca falla; en Él siempre puedes confiar. Tú puedes hablar con Él en oración. No necesitas un teléfono o una computadora para comunicarte con este Amigo ya que Él escucha en todo momento. Si alguna vez te sientes solo, piensa en que tienes el mejor Amigo, Jesús, Quien te ama, cuida de ti y siempre está listo a escucharte.

¿Estás Trabajando Arduamente o Evitando el Trabajo?

¿Estás Trabajando Arduamente o Evitando el Trabajo?