ebherencia
Contenido Información

Categories


Authors

Lección 47: Jesús Muere en la Cruz

Lección 47: Jesús Muere en la Cruz

Referencia Bíblica: Mateo 26:57-68; 27

Versículo de Memoria: “Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu” (Mateo 27:50).

Después de la traición de Jesús, Sus enemigos Le llevaron ante los líderes judíos, quienes buscaron testigos falsos que hablaran contra Él para entregarle a las autoridades romanas para ser ejecutado (Mateo 26:59-62). Ellos se burlaron de Jesús y Le maltrataron (Mateo 26:67-68), y luego Le llevaron a Pilato, un gobernador romano.

Pilato interrogó a Jesús, y pronto llegó a la conclusión que Jesús era inocente y que había sido entregado por envidia (Mateo 27:11-19). Aunque Pilato había resuelto liberar a Jesús después de azotarle (Lucas 23:16), debido a la presión de los líderes judíos y la multitud, también mandó crucificar a Jesús (Mateo 27:24-26).

La sentencia de Pilato permitió que los enemigos de Jesús hicieran lo que quisieran con Él. Ya que Jesús había declarado ser el Rey de los judíos, los soldados se burlaron de Él vistiéndole con un manto de púrpura, poniéndole una corona de espinas en la cabeza, y dándole una caña como cetro; luego Le escupieron y golpearon con la caña. ¡Qué triste (Mateo 27:27-31)!

Luego hicieron que Jesús cargara Su cruz al lugar de la crucifixión, pero ya que Jesús estaba débil, se obligó a un hombre llamado Simón a cargar la cruz detrás de Él. Cuando llegaron al lugar, crucificaron a Jesús entre dos ladrones, y pusieron un letrero sobre Él que decía: Jesús, el Rey de los Judíos (Mateo 27:37). Los enemigos de Jesús continuaron burlándose de Él incluso en la cruz, y también los ladrones que estaban crucificados con Él—aunque después uno de ellos llegó a creer en Él y recibir perdón (Lucas 23:39-43). Finalmente, Jesús murió. En Su muerte, el Sol se oscureció, el velo del templo se rasgó, la tierra tembló, y algunos muertos resucitaron (Mateo 27:50-53; Lucas 23:44). Ciertamente, esas señales maravillosas probaron que Jesús era el Hijo de Dios.

Tal vez estarás pensando: “Si Jesús era Dios, ¿cómo pudo morir?”. Es cierto que Jesús era y es Dios, y que Dios no puede morir. Pero debes recordar que Jesús Se hizo humano para poder morir—Su cuerpo murió cuando Su espíritu se separó de él (Santiago 2:26). También debes recordar que los enemigos de Dios no triunfaron en tal ocasión; aunque a primera vista la muerte de Jesús pareció una derrota, esto estuvo dentro de la voluntad de Dios. En el fondo, Jesús dijo que nadie Le quitaría la vida, sino que Él la daría de Sí, y que como Dios, tenía el poder de volverla a tomar (Juan 10:18).

El evento de la crucifixión y muerte de Jesús es triste pero a la vez dichoso: triste porque revela el pecado y el odio del hombre, y el hecho que la mayoría de la gente, en cada tiempo y lugar, rechazará a Dios (Mateo 7:13-14). Pero es dichoso ya que fue el medio por el cual Dios escogió ofrecer perdón a todos los que Le obedecen (Juan 3:16). Lo cierto es que sin la muerte de Jesús, nadie pudiera tener esperanza de salvación y perdón.

Preguntas

  1. ¿Por qué crees que los líderes judíos odiaban a Jesús? Lee Mateo 23 para ayudarte con tu respuesta.

  2. Cuando Pilato fue presionado a ejecutar a Jesús, se lavó las manos (Mateo 27:24). ¿Qué crees que significa eso?

  3. ¿Por qué crees que muchos (incluyendo a los soldados) estuvieron dispuestos a burlarse de Jesús?

  4. ¿Qué crees que revela en cuanto a Jesús el hecho que Él estuviera dispuesto a morir en la cruz por todos?

  5. ¿Qué crees que debería producir en ti el conocimiento de lo que Jesús hizo en la cruz?

Lección 46: Una Noche de Traición

Lección 46: Una Noche de Traición