ebherencia
Contenido Información

Categories


Authors

Una Amistad Muy Especial

Una Amistad Muy Especial

¿Hay alguien a quien consideres como tu mejor amigo o amiga? Si es así, ¿qué es lo que más te gusta en cuanto a él o ella? ¿Cuáles son algunas de las cualidades buenas que te gustaría imitar de tal amigo o amiga?

La Biblia contiene una historia hermosa de dos mujeres que tuvieron una amistad muy especial: Noemí y Rut. Noemí, su esposo y sus dos hijos, vivían en Belén—un pequeño pueblo en Israel. Pero cuando hubo hambre en su tierra, ellos decidieron mudarse a Moab. Allí murió el esposo de Noemí, y los dos hijos de Noemí se casaron con mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra era Rut.

Lamentablemente, los hijos de Noemí también murieron en Moab, quedando sus esposas como viudas y sin hijos. Esto causó gran dolor a Noemí, pero ella todavía confiaba en Dios. Noemí decidió que regresaría a su tierra, y aconsejó a sus nueras que regresaran a las casas de sus padres, ya que ella no tenía nada que ofrecerles ni más hijos que darles como esposos. Orfa se despidió de ella y regresó con sus familiares, pero Rut insistió en seguir a Noemí en su viaje a Israel. Ella le dijo:

No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos (Rut 1:16-17).

Rut había visto la fe de Noemí y había decidido dejar a sus dioses paganos para creer en el Dios de Israel. Ellas viajaron juntas a Belén. En tal lugar, Rut comenzó a trabajar arduamente para ayudar a su suegra y sobrevivir en la tierra. Ella pidió permiso para recoger granos en un campo (Rut 2:7)—después que los trabajadores segaran y dejaran el resto para los pobres, según la instrucción amorosa de Dios a favor de ellos (Levítico 19:9-10).

Gracias a la providencia de Dios, el campo en que Rut comenzó a segar pertenecía a un familiar de Noemí: Booz. Él escuchó en cuanto a la fe de Rut y su amor por Noemí, y trató a Rut con generosidad y le proveyó ayuda. Con el tiempo, Booz llegó a amar a Rut y se casó con ella. Ellos cuidaron de Noemí, y Dios los bendijo con un hijo, Obed, quien llegó a ser el abuelo del Rey David—de quien, finalmente, llegó Jesús, el Salvador esperado (Mateo 1:1,5-6).

La historia de amistad entre Noemí y Rut es una de las más hermosas en la Biblia. En esta historia podemos ver varias características piadosas que resalta e imitar:

  • La piedad y fe de Noemí, incluso en medio del sufrimiento.

  • El deseo de Rut de seguir el buen ejemplo de su suegra.

  • El amor desinteresado entre estas dos mujeres.

  • La determinación de Rut de dejar su pasado y realizar un cambio total en su vida.

  • La disposición de Rut de trabajar con todas sus fuerzas.

  • El interés que estas mujeres tenían por el beneficio mutuo de la otra persona.

  • La generosidad de Booz para con los pobres y necesitados.

  • La paciencia firme para esperar las bendiciones de Dios.

Gracias a la misericordia de Dios y las decisiones buenas de estas dos mujeres, y su paciencia y fe, ellas fueron bendecidas grandemente. Dios cambió su pobreza en riqueza, su soledad en compañía, su sufrimiento en gozo, y su desesperación en seguridad.

Aunque la amistad de estas mujeres fue realmente especial, hoy todos tenemos la oportunidad de gozar de amistad incluso mayor. Dios quiere ser nuestro Amigo, y Él siempre estará a nuestro lado si es que decidimos seguirlo cada día de nuestras vidas.

El Fruto del Espíritu—Parte 3: Fe, Mansedumbre, Templanza

El Fruto del Espíritu—Parte 3: Fe, Mansedumbre, Templanza